Centroamérica, Conflictos sociales, Democracia, Movimientos sociales, Nicaragua

Todas las luchas

#OcupaInss. By Diana Ulloa/Confidencial

#OcupaInss. By Diana Ulloa/Confidencial

Leyendo en mis cursos sobre las luchas y las olas de movilización global de los últimos años, es casi inevitable preguntarse qué tienen que ver las grandes manifestaciones de protesta en Túnez, Egipto, Grecia, España, Chile y Brasil con las luchas de los mineros en un alejado poblado, las comunidades indígenas o los ancianos jubilados en Nicaragua.

Dicen los libros y los análisis profundos que las luchas en esos lejanos países tienen que ver con el descontento y el cansancio que se ha venido acumulando en miles y miles, hasta sumar millones de personas. Personas cansadas del poder, de la humillación, del despojo y la desigualdad. Personas cansadas de aguantar y aguantar, de creer en promesas y falsas esperanzas. Personas que se han indignado y se decidieron a salir a la calle a reclamar lo que es suyo por derecho.

Si en algo se parece a esas, la lucha que desde seis años han hecho un puñado de ancianos enfermos en Nicaragua, enviando cartas, visitando oficinas, haciendo peticiones y marchando casi en solitario por las calles del país, es que ellos también se cansaron del poder, la humillación, el silencio y las falsas promesas. La necesidad se volvió enemiga de la vida cotidiana, dejó atrás el miedo, los llevó a la calle y condensó en un grito, en un acto, el gran descontento que ha crecido poco a poco en muchos y la solidaridad entre la gente.

Y cuando las voluntades se juntan, la represión y el garrote no son suficientes para doblegarlas. Eso bien que lo sabemos en Nicaragua.

San Francisco de Quito, 20 de junio de 2013

Estándar
Centroamérica, Conflictos sociales, Democracia, Movimientos sociales

¡Vive Sandino!

Vende patria. Foto by MRS

Vende patria. Foto by MRS

Eran treinta con él, los hombres que se internaron con Sandino en la montaña para defender la soberanía nacional de las pretensiones imperiales y sus aliados vende patria. Fue un 4 de mayo de 1927, día que fue bautizado muchos años después como el Día de la Dignidad Nacional. Desde entonces, Augusto C. Sandino ha sido la voz y la bandera de la dignidad para Nicaragua.

Hoy, que un grupo de malos hijos de la Patria, vende patrias les diría el mismo Sandino, van a hipotecar la dignidad y la soberanía de Nicaragua por un puñado de dólares, la bandera y la voz de Sandino cobran fuerza de nuevo.

Hijos de Sandino no son aquellos que utilizan su nombre y su legado en diatribas demagógicas o creando parentescos ficticios. Tampoco aquellos que justifican la venta del país con el pretexto de acabar con la pobreza, la prosperidad, la salida al Caribe y la realización del viejo mito del canal.

Herederos de Sandino son esas hijas e hijos de Nicaragua que alzan su voz clara y fuerte contra la ignominia, aunque sean treinta o menos. Hoy es otro Día de Dignidad Nacional, otro día en el que la sombra de Sandino y la de todos los que ofrecieron su vida por Nicaragua, recorrerá las calles para acompañarlos. ¡Vive Sandino!

San Francisco de Quito, 13 de junio de 2013

Estándar