Tiempos

Ganas de cambiar la vida

elvira cuadra

Me contó que al inicio acarreaba agua en una lata. Se la ponía en la cabeza y caminaba como dos kilómetros desde la fuente de agua hasta el patio de su casa. Hacía varios viajes hasta regar todas las plantitas que había sembrado. Su marido le decía que estaba loca, que se iba a quedar sin cabeza de tanto acarrear agua y que de nada valía porque de todas maneras no iba a sacar ni un tomate de esa tierra árida y enferma. Pero ella insistió y siguió acarreando latas de agua. Cuando cosechó las primeras verduras y las sirvió en la mesa para la familia, su marido no dijo nada. Ella, sonreía.

Otra me dijo que al principio las letras le hablaban pero no entendía lo que le decían. Las miraba una y otra vez, quería descifrar el mensaje que tenían para ella, pero nada. No las entendía. Pensaba…

Ver la entrada original 296 palabras más

Anuncios
Estándar