Centroamérica, ciudadanía, Conflictos sociales, Democracia, Nicaragua, Paz, Tiempos, Violencia

Detener la violencia política ya

CarlosBonilla2-280216-1

Carlos Bonilla. Foto: Carlos Herrera/Confidencial

El intento de asesinato a la pareja Bonilla-García la semana pasada es uno de los últimos casos conocidos de violencia política en Nicaragua. Aunque algunas personas argumentan que el motivo pudo no ser político, sino el simple robo, la forma en que ocurrió y las consecuencias para la pareja, ameritan que las instituciones del Estado se tomen en serio la investigación y el castigo a los culpables, entre otras razones por las siguientes:

  1. Hay de por medio saña, premeditación y alevosía. Cinco hombres se organizaron, planificaron, espiaron, se armaron y actuaron con ventaja atacando a la pareja.
  2. No es la primera vez que grupos de individuos realizan actividades similares, tal como ha ocurrido en los llamados “miércoles de protesta”. Eso muestra que se están organizando grupos al margen de la ley y la autoridad para realizar actos de violencia criminal.
  3. Mientras menos claridad hay sobre los procesos de investigación y sanción a las personas que cometen estos actos de violencia criminal, más respeto y autoridad pierden la policía y la administración de justicia por parte de los ciudadanos. Es una relación inversamente proporcional que deja en entredicho la efectividad, eficiencia y voluntad política de todas las instituciones estatales involucradas. Pero además, compromete al gobierno como alentador de este tipo de acciones.
  4. Aunque parezca cansón y repetitivo: la violencia genera más violencia. Y más todavía la impunidad. No se puede permitir el escalamiento de la violencia ni regresar a las viejas prácticas donde se resuelven los conflictos con sangre de por medio.
  5. La más grave de todas las razones: se están alentando el surgimiento de nuevas formas de paramilitarismo y esa es una sombra realmente tenebrosa que no querremos ver con vida en Nicaragua.

Es urgente detener la violencia política, pero ¡YA!

Managua, 29 de febrero de 2016

Anuncios
Estándar

One thought on “Detener la violencia política ya

  1. Totalmente de acuerdo Elvira. No puede ser que porque una persona piense distinto al mío tenga que llegar a un término de agredir y matarle. Hay un sentimiento de hartazgo político y social en Nicaragua. Toda esa confianza y credibilidad de las instituciones no existe. No sirve

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s