Democracia, Futuro, Tiempos

Centroamérica 30 años después

banderas-centroamerica

Banderas de Centroamérica. Foto: internet

Este año se cumple el 30 aniversario de los Acuerdos de Esquipulas II, fecha emblemática para Centroamérica porque esos acuerdos marcaron un hito en la historia reciente de la región. Tres de sus resultados inmediatos más importantes fueron: la finalización de los largos conflictos militares, el inicio de los procesos de democratización y una nueva época para la integración regional. Pero, ¿cuál es el balance de la región desde esa fecha hasta entonces?

A simple vista, no parece ser halagueño. Los conflictos militares que convirtieron a la región centroamericana en un gran campo de batalla durante las últimas décadas del siglo XX, se han transformado en una violencia anómica que en algunos países produce incluso más muertes que durante la guerra, desplazamientos y migración forzada, y un sentimiento de inseguridad generalizada en todos los países.

Los procesos democráticos avanzaron en todos los países de la región en sus aspectos formales, pero los Estados son todavía instituciones muy débiles; los actores de la política cada vez pierden más legitimidad frente a sus sociedades; la corrupción y la impunidad se han instalado como cáncer; los derechos humanos están restringidos y amenazados; y los viejos autoritarismos han salido de su escondite y enseñan nuevamente los colmillos. A eso se suma que el ansiado desarrollo, que sacaría de la pobreza a millones de centroamericanos, es todavía una quimera.

La integración regional es un proceso con muchos matices, a veces de tonos más bien claroscuros, que parece transcurrir en dos dimensiones separadas: la formal-institucional y otra más social-cultural, persiguiendo el viejo sueño de la unidad centroamericana. Esa integración ahora está amenazada por una tendencia cada vez más fuerte que separa artificiosamente a la región en un “Triángulo Norte” y el “sur” como si lo que pasara en un país no nos afectara a todos.

Centroamérica es una región llena de futuro y oportunidades. La mitad de las personas que viven en ella son jóvenes y mujeres que tienen el derecho de realizar sus sueños personales y colectivos. Por eso, 30 años después de Esquipulas bien vale la pena repensar a Centroamérica y preguntarnos cuánto hemos avanzado y qué retos tenemos planteados en la construcción de la paz, la democracia y la seguridad.

 Managua, 16 de enero de 2017

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s