Democracia, Movimientos sociales, Nicaragua, Tiempos

Once asteriscos minúsculos

marcha-en-Nicaragua3

Marcha en Managua. Foto: AFP

El movimiento social encabezado por los jóvenes y estudiantes que está cambiando a Nicaragua, tiene muchas similitudes con los movimientos sociales de otras latitudes en las últimas dos décadas. Sin embargo, también tiene rasgos propios, nacidos de la experiencia histórica, los aprendizajes colectivos y las dinámicas específicas de la contienda social. Aquí once asteriscos “minúsculos”*.

  1. La movilización y protesta social que está activa desde hace casi dos meses es la expresión de un multitudinario movimiento social autoconvocado. Eso quiere decir que no está organizado ni promovido por ningún partido ni organización política. Son ciudadanos y ciudadanas que decidieron ejercer su derecho cívico a la manifestación y la protesta. Es un auténtico movimiento cívico.
  2. El movimiento está conformado por cuantiosos grupos de ciudadanos. No hay una sola organización ni tampoco una sola dirección. Esta es una característica similar a la de otros movimientos sociales en otras partes del mundo y en el país ya existen antecedentes similares.
  3. La composición de los grupos es diversa en todos los sentidos: de género, étnica, de edades, territorial, sectorial, etc. Eso le da una gran fuerza a su representatividad y una amplia legitimidad. Pero además, le da la oportunidad a numerosas personas de identificarse y sumarse a la acción social. Por eso es multitudinario.
  4. Tienen sus propias formas organizativas, liderazgos y de comunicación. Aunque el movimiento inicialmente salió a las calles de manera autoconvocada y espontánea, en la dinámica de la contienda y a pesar de la represión estatal, ha ido conformando sus propias formas de organización, las que no son prediseñadas y son diversas según le resulte más conveniente a cada grupo para autoconvocarse y desarrollar sus propias acciones sociales. Cada grupo tiene sus propios liderazgos, la mayoría de ellos surgidos en el mismo proceso, la mayoría son jóvenes y no tienen vínculos con partidos o agrupaciones políticas. También han creado sus propias formas de comunicación interna y hacia afuera; han construido códigos propios para autoconvocarse y divulgar sus mensajes.
  5. Distintas voces, distintos mensajes, distintas formas, pero un mismo discurso. Cada grupo tiene una voz y un mensaje propio, construido a partir de los elementos identitarios que los articulan como grupo. También tienen formas propias para difundir sus mensajes, algunos utilizan más las redes sociales, otros utilizan formas más convencionales, pero todos tienen un mismo discurso que gira en torno a tres elementos críticos: justicia, seguridad y democratización. Al final, esas son las banderas que los articulan a todos.
  6. Ninguno depende del otro, pero todos son complementarios. Es decir, cada grupo define sus propias acciones sociales y políticas; en algunos casos esas coinciden con las de otros grupos, pero no necesariamente es así porque no hay una coordinación o dirección única. Aunque en las lógicas políticas convencionales eso se podría considerar una desventaja, en este caso, todas las acciones han resultado complementarias y eso es así porque las banderas que los articulan son las mismas. Así, mientras las expresiones campesinas del movimiento organizan tranques en las carreteras, los estudiantes mantienen ocupadas las universidades y una expresión más urbana se moviliza por las calles. Además, eso permite que las acciones sean diversas, numerosas y localizadas en toda la geografía del país.
  7. Los diferentes grupos que participan del amplio movimiento social han construido vasos comunicantes para la articulación y coordinación. Estas formas de comunicación ya han sido utilizadas en experiencias previas, sin embargo, en este caso, por la extensión y diversidad del movimiento, se han visto potenciadas al máximo y son funcionales a la complementariedad de las acciones entre los diferentes grupos. Estas formas de articulación y coordinación son más horizontales y permiten una comunicación fluida pero no establecen relaciones de dependencia o subordinación.
  8. De forma similar a otros movimientos sociales en el mundo, uno de los recursos más útiles desde antes de la movilización, es el uso masivo y efectivo de las redes sociales. Estas han sido cruciales para realizar las convocatorias, compartir información, facilitar articulaciones, realizar denuncias públicas, y darle salida a la energía social del movimiento. Aunque los jóvenes han estado a la cabeza del uso de las redes, otras generaciones más adultas también se han sumado a su uso.
  9. Una de las grandes novedades es el sentimiento de solidaridad y confianza social que ha desplegado entre todos los participantes de las acciones sociales, aun cuando no sean conocidos. Hasta hace poco tiempo, en la vida cotidiana de los nicaragüenses prevalecía un sentimiento de desconfianza política, la gente tenía miedo de hablar sobre política incluso con sus familiares; sin embargo, el reconocimiento e identificación en los diferentes grupos y en el calor de las acciones sociales ha generado una amplia solidaridad que se ha demostrado en el apoyo a los estudiantes y campesinos con alimentos, medicina, refugio, atención médica y acompañamiento, pero que también se traduce en pequeños gestos cotidianos como la cortesía y fraternidad.
  10. Otra característica del movimiento es su inmensa creatividad para el uso de recursos artesanales y la elaboración de diseños originales para realizar y acompañar las acciones sociales. Todos los recursos y materiales cuentan, desde objetos o espacios pequeños hasta los recursos y plazas más amplias. La creatividad ha estallado en los lemas, consignas, pancartas, ropa, canciones, poemas, homenajes, videos, fotografías, chistes. No ha habido límites.
  11. Una de las novedades más importantes de este movimiento son los nuevos códigos y símbolos construidos en la dinámica de la acción y la contienda social. Esos códigos son tan originales y propios que el gobierno y sus fuerzas represivas no han logrado descifrarlos, de tal manera que han fracasado y no han podido desactivar la protesta social. Los códigos se renuevan constantemente, no son prediseñados y no son creados o pertenecen a solo grupo. Los símbolos también han jugado un papel preponderante en la dinámica de la contienda social; algunos símbolos han sido resignificados como la bandera y el himno nacional, viejas canciones de la revolución, consignas y lugares. Pero también se han creado numerosos nuevos símbolos como carteles, música, poemas, colores, formas de vestir, e incluso, nuevas formas de acción social.

*: En referencia al calificativo que la vicepresidenta y vocera del gobierno, Rosario Murillo, atribuyó al movimiento social durante los primeros días de protesta.

Managua, 27 de mayo de 2018

Anuncios
Estándar

3 comentarios en “Once asteriscos minúsculos

  1. LolitaRoiz dijo:

    En este artículo logras descifrar el verdadero carácter de la protesta y este levantamiento cívico que de igual similitudes si tiene rasgos particulares y únicos de nuestra realidad histórica y ese aprendizaje que inocula un gen de historia de lucha que se activo .✍️

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s